Quienes viven el día a día de un taller de chapa y pintura en Leganés saben que cada vez circulan más coches con las lunas tintadas.

Pero ¿qué son las lunas tintadas? Es el resultado de añadir a los cristales originales del vehículo unas láminas de plástico por su cara interna. Por lo tanto, hablando con propiedad, sería más exacto hablar de cristales laminados. Láminas que fácilmente te pueden poner en un taller de chapa y pintura en Leganés en tono azulado o verdoso y más o menos coloreadas.

Tienen una razón de ser estética, pero no es la principal. La fundamental es la privacidad que confieren a quienes viajan dentro del automóvil. Desde dentro se ve todo lo que hay fuera, pero desde el exterior no se identifica a quienes se encuentran dentro.

No se trata solo de privacidad, también de seguridad. Es la razón por la que la práctica totalidad de los coches oficiales llevan las lunas oscurecidas.

También sirven para hacer más confortable el viaje cuando el sol aprieta. Esta facultad resulta especialmente interesante cuando van niños a bordo porque un exceso de sol y calor puede hacer que estén más inquietos.

Además, hacen posible un cierto ahorro de carburante porque con ellos enfriar el habitáculo interior requiere menos tiempo.

Los cristales tintados tienen algunas virtudes más, como su capacidad para reducir los efectos de los rayos ultravioletas. Cuando estos no penetran en el interior del vehículo con su habitual virulencia, se reduce el cansancio ocular de los viajeros y el desgaste de la tapicería.

También reducen el riesgo de deslumbramiento por la noche. Y ayudan a preservar la seguridad de los ocupantes en caso de impacto sobre la luna, porque la lámina de plástico que se coloca en la cara interna impide que las esquirlas se incrusten en la piel o en los ojos.

¡Ven Talleres Vogauto y compruébalo!