Un buen número de los problemas que se tratan en un taller mecánico de Getafe han sido producidos o agravados por las noches a la intemperie que pasan ciertos coches.

Cualquier profesional de un taller mecánico en Getafe te recomendará que aparques tu automóvil en un aparcamiento cubierto en vez de en la calle.

Evidentemente, el riesgo de robo es menor, pero no es el único motivo. Las noches al raso ocasionan a medio y largo plazo serios problemas en el exterior y el interior de tu vehículo.

Así, cuando bajan las temperaturas en el invierno, los líquidos de tu automóvil serán los grandes perjudicados, especialmente el líquido de frenos, los lubricantes y el refrigerante.

Además, tanto el hielo como la lluvia son perjudiciales para tu limpiaparabrisas. Acostúmbrate a no usarlo si tienes la luna helada.

También los neumáticos reducirán su durabilidad si tu coche suele dormir en la calle, recuerda que son fundamentalmente para la seguridad vial de todos, incluido tú. De igual modo, la batería se gastará antes, por lo que deberás chequear su estado más habitualmente.

Por supuesto, también en época estival, con calor, sol y temperaturas elevadas, tu coche se estropea más en exteriores. Los neumáticos y los líquidos sufren sus efectos, lo mismo que la pintura y los elementos de plástico, los cuales se alteran por acción de estas condiciones climatológicas. Por ello, en la calle, procura dejar el coche a la sombra siempre que sea posible.

Otros factores externos peligrosos son los excrementos de aves, el polen y la resina, porque se adhieren a la carrocería y los exteriores de tu automóvil y, a menudo, generan desperfectos que obligan a aplicar trabajos de carrocería y pintura en tu taller.

Duerma en garaje o en la calle, si quieres tener tu coche en perfecto estado siempre, cuenta con nosotros. Te esperamos en Vogauto, tu taller mecánico de confianza.